Quemaduras a Bordo – Médico a Bordo

Llamamos quemaduras a los daños producidos en la piel, y dependiendo del Grado en otros organos, debido al contacto con el calor, la radiación, la electricidad o con agentes químicos abrasivos.
Las quemaduras de sol o provocadas por liquidos u objetos a alta temperatura (sartenes u ollas) son las causas más frecuentes de quemaduras a bordo de embarcaciones.
Los grados de las quemaduras van de 1 a 4.
según la profundidad de las mismas. Su conocimiento básico se basa en los siguientes conceptos:
GRADO 1:
Sólo afecta a la epidermis. Ejemplos más frecuente son las quemaduras solares leves, o contacto breve con objetos a alta temperatura del motor o de la cocina de la embarcación.
Los síntomas son:
– Enrojecimiento
– Sequedad
– Dolor
– Hinchazón de la piel, pero sin ampollas.
GRADO 2:
Afecta a la dermis. Son las quemaduras solares más graves con aparición de ampollas y producidas por aceite, café u otros líquidos, a alta temperatura.
Síntomas
-Enrojecimiento
-Dolor y sensibilidad al aire
-Aparición de ampollas, es caracteristico de este grado dos.
GRADO 3:
Sobrepasan la dermis y afectan a grasa y a veces a músculo. A bordo son menos frecuentes,  porque para que se produzcan se precisa más tiempo de exposición al agente causante, por inmovilidad forzada, cosa poco probable en una embarcación.
Los síntomas son:
– Eliminación de capas de piel
– Piel seca
– Es característica que solo duela la zona menos quemada periférica (de grado 2), porque la parte central más afectada es indolora, por haber afectado a los nervios sensitivos.
GRADO 4:
Las lesiones afectan a músculos y/o huesos. Además de producirse por exposición al fuego o líquidos muy calientes,también pueden ser producidas por congelación. A bordo son practicamente inexistentes, salvo en incendios a bordo con inmovilidad del afectado.
PREVENCIÓN:
Los niños tienen una piel muy fina y delicada, por lo que la profundidad y gravedad de las quemaduras aumenta peligrosamente.
La prevención de las quemaduras es su mejor tratamiento, como ocurre en muchas ocasiones. Las solares son fácilmente prevenibles y hoy día es habitual hacerlo con garantía, existiendo a tal fín, numerosas cremas protectoras de alta fiabilidad.
El resto de las quemaduras requieren para su prevención mucho sentido común y cuidar las zonas de peligro como sala de máquinas  y cocinas, en embarcaciones grandes, o motores y planchas o minicocinas en embarcaciones de recrero de pequeño tamaño.
En la prevención cabe destacar el cuidado necesario en el uso del hielo (como primera medida en el tratamiento de esguinces y otros traumatismos), ya que no se debe aplicar directamente sobre la piel, para evitar precisamente quemaduras, sino envolviéndo  en paños o toallas.
TRATAMIENTO:
En cualquier tipo de quemadura lo más urgente es enfriar la piel afectada con agua limpia, lo cual es fácil normalmente en cualquier embarcación.
Los cuidados posteriores dependen del Grado de las lesiones, y por lo tanto de la profundidad de la zona afectada.
En los grados más leves con afectación exclusiva de la epidermis bastarà con enfriar la piel y el uso de cremas hidratantes con o sin corticoides.
Si la quemadura es de Grado 2, con destrucción de la dermis y aparición de ampollas, hay que evitar la infección mediante limpieza cuidadosa con agua y jabón neutro o suero fisiológico y uso de antisépticos sin colorantes, porque podrían enmascarar el grado y evolución posterior de la lesión.
Se pueden usar, si la herida es más complicada o sucia, tras su correcta limpieza, pomadas antibióticas con Sulfadiazina ( Silvederma o Flammazine) o gasas impregnadas en parafina (Linitul y similares).
En caso de quemaduras más graves, y tras tomar las medidas anteriormente expuestas, se puede requerir asistencia en el Centro Sanitario más próximo.

Dr. S. Giménez Artieda